De projectbeschrijving is alleen beschikbaar in het Spaans
Si su cosecha sufre una plaga de pulgones, una buena forma de controlarla de forma ecológica es mediante otro insecto, el sírfido “sphaerophoria rueppellii”. Y encontrarlo es sencillo a través de empresas como Bionostrum Pest Control, con sede en San Vicente del Raspeig, Alicante, y presencia internacional.


Este insecto marca el comienzo de la historia de la compañía. Una investigación de la Universidad de Alicante llegó a él como método para el control biológico de plagas y, para poner en práctica los resultados, el centro constituyó la firma y le cedió los conocimientos bajo un acuerdo de transferencia de tecnología. Después de algunas innovaciones, la patente se llevó al campo y se comenzó a comercializar el insecto para agricultores de España y otros países.


Este proyecto, cuya actividad ha recibido numerosos premios y reconocimientos, ha contado con financiación de Triodos Bank para su programa NEOTEC de I+D+i en control biológico de plagas.